Alfonso XIII vuelve cada año al Caminito del Rey gracias a la magia del teatro

El Caminito del Rey, una de las atracciones turísticas más famosas y demandadas de la provincia de Málaga, tiene un origen meramente práctico. Debemos su existencia a la necesidad de los trabajadores que a primeros del siglo XX llevaron a cabo la construcción de la central hidroeléctrica y el conjunto de embalses de El Chorro, Guadalhorce, Guadalteba y Gaitanejo de atravesar de un lado a otro el Desfiladero de los Gaitanes. Vestigios de un pasado industrial que nos han legado unas obras de ingeniería que aún hoy, un siglo después, nos sorprenden y admiran. 

El 21 de mayo de 1921, el rey Alfonso XIII visitó las obras con ocasión de su inauguración oficial y recorrió a pie la pasarela colgada de la pared vertical del desfiladero, motivo por el cual el pasadizo pasó a conocerse desde entonces como Caminito del Rey. Otro de los lugares emblemáticos que la visita regia dejó para el recuerdo es el conocido como Sillón del Rey, un conjunto de dos bancos, un sillón y una pequeña mesa, todos ellos construidos en piedra, donde el Rey firmó el documento de fin de obra de los embalses.

Desde el pasado año 2017, se conmemora la efemérides con la recreación teatralizada de tan histórica jornada, realizada por el Grupo Municipal de Teatro de Ardales que revivirá algunos de los episodios más sobresalientes vividos aquel día de hace 97 años.

Este año, el recorrido teatralizado por el Caminito del Rey tendrá lugar los días 18 y 19 de mayo y el precio de las entradas es de 18 € (el mismo que el de las visitas guiadas) y se pueden conseguir llamando al 851 000 876.

Fuente: Diputación de Málaga.